FES | Federación Española de Sociología

XII Congreso de la FES

Vientos de cambio en la función social del sistema penal

GT 14 Sociología Jurídica y Criminología

Autor/a
Javier Guardiola García (Universitat de València)

Programa:

Sesión de posters
Responsable(s): Diego Torrente Robles (Universidad de Barcelona)
Tipo de sesión: Sesión de posters

Tradicionalmente la categoría modal de delincuencia ha sido el robo con fuerza, y por ende el delincuente-tipo un ladrón de extracción social baja. Ni siquiera la criminalización del tráfico ilegal de psicotrópicos (aunque se asoció a penas privativas de libertad muy elevadas con la consecuente sobrerrepresentación en la población prisional) llegó a desplazar a la delincuencia patrimonial apropiatoria como ámbito fundamental de atención del sistema penal y al ladrón como poblador principal de las prisiones.

Sin embargo, a partir del año 2008 en España las cifras oficiales de condenas penales sufren un importante vuelco: la categoría modal pasa a ser los delitos contra la seguridad vial, que ha llegado a representar en 2009 casi 9 de cada 20 condenas penales en nuestro país, y sigue constituyendo más de la tercera parte de las condenas. No así, ciertamente, de la población prisional: apenas el dos por ciento de los presos lo son por infracciones viarias; las llamadas ‘penas alternativas’ son la respuesta mayoritaria a estos delitos. Centrando su atención en la delincuencia vial, el sistema penal ha alterado la población en la que se centra (las características sociológicas de estos penados no son idénticas a las de los clásicos delincuentes patrimoniales, y difieren de las de los traficantes de drogas), y también los mecanismos con los que opera: ha desplazado la prisión por penas no privativas de libertad… Además, es forzoso tenerlo en cuenta, el carácter estigmatizante de la condena penal se ve mitigado en infracciones que son socialmente sentidas, en muchos ámbitos, más como fruto de la mala suerte que de una conducta socialmente inaceptable.

Y, por otra parte, la violencia de género, que motiva actualmente sólo una de cada 20 condenas, da lugar sin embargo a un enorme número de medidas cautelares (destacadamente prohibiciones de aproximación y comunicación): tenemos una orden de protección por estos delitos por cada cuatro condenas penales por cualesquiera infracciones. El sistema penal extiende sus efectos sobre muchos más sujetos a través de medidas cuya infracción, con independencia de la suerte de la acusación que llevó a adoptarlas, provoca delitos autónomos de quebrantamiento de condena.

El sistema penal como institución social se transforma; o cuando menos se expande y añade a su tradicional ámbito nuevas manifestaciones sobre las que es importante reflexionar: junto al Panopticon de Bentham se dibuja el Big Brother de Orwell.

Palabras clave: sistema penal, estadistica criminal, categorias modales de delincuencia, institucion social