FES | Federación Española de Sociología

XII Congreso de la FES

REFLEXIONES PARA UNA SOCIOLOGÍA DE LA MUERTE

GT 7 Sociología del Trabajo

Autor/a
Carmen Barrera Casañas (Universidad de La Laguna)
Coautor/es
Sara García Cuesta (Universidad de La Laguna)

Programa:

Sesión de posters
Tipo de sesión: Sesión de posters

En momentos actuales de cambios socioeconómicos, tecnológicos y políticos, la presencia institucional dela Sociología en España es una herramienta vital para contribuir a las explicaciones sobre las \"grandes transformaciones\" producidas en las últimas décadas, especialmente en el proceso de la llamada \"Gran Recesión\". El fenómeno social de la muerte continua marginado en los espacios académicos y educativos, como lo está, como hecho social. Con una ya sobrada consolidación de la Sociología en nuestro país, apenas se ha profundizado en este fenómeno social y patrimonial, que ha quedado asociado tradicionalmente a los estudios de corte antropológico y sociodemográfico. Esta falta de interés analítica queda reflejada en la desconsideración del análisis de las profesiones vinculadas a la muerte. Nuestra propuesta quiere hacer una llamada de atención sobre el análisis de la muerte desde una perspectiva sociológica; en este caso, centrada en las profesiones que, por sus específicas características, hemos denominado las profesiones malditas.

Nuestra reflexión subraya la desconsideración histórica del fenómeno social de la muerte por parte de la Sociología (Jiménez: 2012). Nos centramos: en el tratamiento estadístico de los datos ocupacionales relacionadas: médicos forenses, personal de cuidados paliativos, tanatopractores, tanatoestéticos, sepultureros, servicio de limpieza en cementerios, marmolistas, canteros, labrantes, carpintería, servicios y gestores funerarios, personal de crematorios y tanatorios. Mostraremos la inexistencia de datos estadísticos sobre estas profesiones que,entendemos, contribuye a esconder la complejidad social del fenómeno de la muerte. Para realizar un análisis sobre esta circunstancia de invisibilidad, recurriremos a los postulados del métedo crítico-racional, a la búsqueda de explicaciones sobre este ocultamiento.

Concluiremos que la Sociología, que recurre habitualmente a las fuentes estadísticas como paso inicial para un categorización reproductiva previa a sus análisis sobre campo, ha desestimado el estudio de la muerte y los trabajos relacionados con ella. Por su negación (como ocurre con la propia muerte), escaso reconocimiento, estatus y valoración social hemos denominado a estas ocupaciones, las profesiones malditas. Su inivisibilidad estadística ha contribuido a perpetuar el desconocimiento de las ciencias sociales sobre estos ámbitos de trabajo y vida, contribuyeno además a sustentar el miedo a la muerte: el mayor tabú de las sociedades occidentales. Consideramos que esta propuesta constituye un desafío para la Sociología, requiriendo de metodologías multiestratégicas innovadoras que afronten los retos que supone la complejidad que presenta el análisis de la muerte como hecho social, en la sociedades complejas del siglo XXI.

Palabras clave: muerte, sociología, profesiones malditas, sepulturero, tanatopraxia, tanatoestética, medicina forense