FES | Federación Española de Sociología

XII Congreso de la FES

Oportunidades de la justicia restaurativa tras la entrada en vigor del Estatuto de la Víctima.

GT 14 Sociología Jurídica y Criminología

Autor/a
Amparo Gracia Bernal (Universidad de Zaragoza)

Programa:

Sesión de comunicaciones orales Franja 5 : Control social y sistema penal
Responsable(s): Diego Torrente Robles (Universidad de Barcelona)
Tipo de sesión: Sesión de comunicaciones orales
Día: sábado, 2 de julio de 2016
Hora: 09:00 a 10:45
Lugar: 101

 

La mediación penal en personas adultas se ha incorporado en el sistema español desde hace ya años, traduciéndose en la actualidad en las experiencias realizadas a través de Proyectos Piloto puestos en funcionamiento por el Consejo General del Poder Judicial en el territorio nacional.

Los Juzgados que se incorporaron a proyectos piloto, como operadores jurídicos que mostraban convencimiento por su conveniencia y ventajas, han trabajado y realizado numerosas experiencias. Sin embargo, para aquellos Juzgados y Tribunales, en los que no se sentía una especial adhesión al procedimiento, era necesario que existiera una normativa que les permitiera apoyar las decisiones de derivar la causa a mediación penal.

La mediación no sólo es adecuada para delitos como lesiones, amenazas, injurias o incumplimiento de relaciones familiares entre personas con relación previa. Las experiencias que se están desarrollando al amparo del Servicio de Planificación y Análisis de la Actividad Judicial del CGPJ, así como otras experiencias en el ámbito comparado europeo, demuestran su idoneidad, al menos, para delitos como hurtos, daños y robo con fuerza o con violencia o intimidación. En estos delitos en los que no hay relación cercana entre las partes, la mediación también puede comportar una mayor satisfacción a la víctima, así como la asunción de  responsabilidad mayor de la persona infractora al situarla ante su víctima.

 

La mediación en el ámbito del Derecho Penal no está regulada  expresamente por ley a nivel nacional. La Decisión Marco del Consejo de la Unión Europea de 15 de marzo (2001/220/JAI) insta a los estados miembros a impulsar la mediación como método de resolución de conflictos también en el ámbito penal.

La entrada en vigor el pasado 29 de octubre de 2015, del Estatuto de la Víctima, aprobado por Ley 4/2015 de 27 de abril, podría ser determinante para su definitiva expansión al permitir apoyar en el mismo, la conveniencia de llevar a cabo un procedimiento de justicia restaurativa que materialice las ventajas para las partes.

Las consecuencias sociales que se pueden derivar de esta implementación, podrían suponer un avance sustancial en la minimización de los efectos traumáticos que en lo moral se ocasionan a las víctimas, permitiendo para los imputados, que tengan oportunidad de reparar el daño ocasionado, dando explicación a la víctima y favoreciendo el resarcimiento de la misma de los perjuicios ocasionados.

 

 

Palabras clave: Mediación Penal, justicia restaurativa, víctima.