FES | Federación Española de Sociología

XII Congreso de la FES

Los movimientos sociales en España tras la crisis del 2008: Un enfoque identitario.

GT 20 Movimientos Sociales, Acción Colectiva y Cambio Social

Autor/a
Juan De la Torre García (Universidad de Salamanca)

Programa:

Sesión de comunicaciones orales Franja 2 : MOVIMIENTOS SOCIALES, CAMBIO SOCIAL Y TRANSFORMACIONES EN LA PARTICIPACIÓN POLÍTICA II
Responsable(s): Angel Calle Collado (Universidad de Córdoba)
Tipo de sesión: Sesión de comunicaciones orales
Día: jueves, 30 de junio de 2016
Hora: 16:00 a 18:00
Lugar: S.Grados

Nuestras premisas de partida suponen la existencia de diferencias importantes entre los movimientos sociales tradicionales, lo que se conoce como Nuevos Movimientos Sociales, y un tercer tipo de movimientos sociales surgidos tras la crisis económica del 2008 en España.

En primer lugar, para caracterizar los movimientos sociales tradicionales, vamos a partir de un enfoque fundamentalmente estructuralista, que entiende que estos movimientos sociales son producto de unas condiciones económicas y políticas y de una organización social determinada.

En segundo lugar, a la hora de analizar los llamados Nuevos Movimientos Sociales haremos hincapié en dos aspectos, que son por un lado su carácter “posmoderno”, en el sentido de las reivindicaciones fundamentadas en valores que llevan a cabo, y por otra parte, el aspecto fundamental de la identidad, eje sobre el que giran la mayoría de teorías de estos movimientos.

Nuestra argumentación planteará que los movimientos sociales tradicionales eran revolucionarios, en el sentido de que planteaba reivindicaciones de carácter económico que pretendían un cambio total en el sistema de organización social y económica, y su “elemento de movilización” era la identidad de clase. La identidad en este caso no era una cuestión sujeta a discusión ni a interpretación. Por otra parte, sostenemos que los Nuevos Movimientos Sociales tienen un carácter reformista, no plantean la transformación económica del sistema, no cuestionan su legitimidad, sino que buscan una reordenación de las categorías de estratificación y sus pugnas son esencialmente por un reconocimiento identitario.

De los movimientos sociales surgidos en España a raíz de la crisis podemos extraer ciertas conclusiones.

Vuelven a plantear reivindicaciones económicas que atacan la legitimidad misma del sistema. Ya no pretenden un reconocimiento de su identidad colectiva basado en la moralidad posmoderna, no se defienden valores posmodernos que apelan a un sentido de justicia post-económica, sino que se pone en cuestión el propio sistema socioeconómico, o al menos, sus métodos de distribución de la riqueza. Si el movimiento obrero es característico de la sociedad industrial, y los Nuevos Movimientos Sociales se derivan del Estado del Bienestar y la sociedad postindustrial, estos nuevos movimientos bien podrían ser el fruto de una sociedad postindustrial en crisis. Se trata de una vuelta a la lucha por el bienestar material de los individuos.

Palabras clave: Nuevos Movimientos Sociales, España, Crisis del 2008