FES | Federación Española de Sociología

La esencia del XI Congreso Español de Sociología, por Manuel Fernández Esquinas.

Manuel Fernández Esquinas, vicepresidente para el Consejo Científico de la Federación Española de Sociología y vicepresidente del Comité Científico del XI Congreso Español de Sociología, nos cuenta la esencia del congreso, cuáles son sus objetivos, las novedades que incorpora, el número de investigaciones e inscritos y cómo ha sido el proceso que culminará durante los tres próximos días en el Campus de Somosaguas de la Universidad Complutense de Madrid.

Los  objetivos del Congreso Español de Sociología

El Congreso tiene dos principales objetivos: dar a conocer las aportaciones realizadas desde nuestra disciplina y mejorar nuestro trabajo contrastándolo con otros especialistas. Estas son las principales funciones de un congreso.  Las profesiones basadas en un corpus disciplinario, y en particular en la investigación, se desarrollan sometiendo a discusión y crítica las aportaciones o la práctica profesional de cada uno. Sin esta tarea colectiva sería difícil lograr consensos o avanzar en los análisis que realiza la sociología. Un congreso es un mecanismo para mejorar el estado de una disciplina, tanto en su vertiente científica como profesional.

Además, al concentrar una cantidad tan importante de trabajos y eventos, un congreso como éste ofrece numerosas oportunidades a distinto tipo de público:

-Para los medios y el público no especializado, se presentan multitud de  análisis, diagnósticos e información que son útiles para conocer numerosos aspectos de la sociedad española y de las tendencias del mundo contemporáneo. 

-Para los sociólogos y colegas de disciplinas relacionadas supone un punto de encuentro para iniciar o consolidar relaciones profesionales.  Cada vez más los congresos se usan para hacer reuniones, buscar apoyos para proyectos, buscar contactos para posibles trabajos, conocer nuevas publicaciones y planes de estudios, y un largo etcétera.

-También son importantes para los estudiantes de posgrado y los jóvenes sociólogos. A través de los congresos se realizan las primeras contribuciones a la disciplina y se conocen los temas y personas que pueden funcionar como referencia a la hora de orientar una carrera profesional.

Las novedades del XI Congreso

Este Congreso ha incorporado una serie de novedades dirigidas a atender la diversidad de objetivos. 

Se ha dado mayor cabida a la sociología en el entorno de la empresa y las administraciones públicas. Aunque en casi todos los congresos de sociología las principales instituciones de procedencia son las universidades y los centros de investigación, en esta ocasión se ha hecho un especial esfuerzo por mostrar la diversidad de ámbitos y posibilidades de desarrollo de la sociología. En España es importante que la sociología muestre su utilidad para las empresas, las políticas públicas y las organizaciones de la sociedad civil. Ello se refleja en un simposio y en varias sesiones  talleres.  También se cuenta con presencia de varios colectivos de sociólogos de distintos entornos.

En cuanto a la estructura, se han combinado nuevos eventos con el esquema tradicional de grupos de trabajo temáticos y simposios plenarios. En concreto, se han incorporado seis sesiones especiales a modo de monográficos en torno a problemas relevantes de la sociedad española. En la coyuntura actual se ha considerado necesario prestar especial atención a temas como trabajo, dependencia, mercados financieros, desempleo o educación superior. También se han incluido talleres dirigidos a ofrecer enseñanzas prácticas a los sociólogos, tanto en el aspecto profesional como en el académico.

La mayor parte de los grupos de trabajo tienen una dilatada tradición. Se ha intentado apoyar su tarea y se ha incorporado alguno nuevo, como por ejemplo el grupo sobre “redes sociales”. En lo referido a la organización de las evaluaciones y sesiones, se han puesto a disposición de los grupos de trabajo algunas herramientas para examinar y juzgar las propuestas presentadas. También se ha dado cabida a evaluadores y se han ofrecido formas alternativas de presentación. Creo que en este congreso se ha dado un impulso a la calidad de los trabajos presentados. El principal mérito en esta faceta es de los coordinadores de cada grupo. Sin su colaboración y dedicación no sería posible avanzar. Finalmente, otra novedad en torno a los trabajos presentados en los grupos son los premios a sociólogos en formación. 

El Congreso también incluye un amplio elenco de actividades paralelas y actos sociales y culturales relacionados con la sociología (seminarios, presentaciones de libros, documentales, teatro, etc). Estos aspectos se han cuidado especialmente en esta edición. Un ejemplo es la “Asamblea de Sociología”, un  procedimiento participativo por el que todos los asistentes pueden presentar sus propuestas y tratar de responder directamente al lema del congreso “Crisis y cambio: propuestas de la sociología”.

Las cifras del XI Congreso

En el XI Congreso se presentan 1.200 trabajos, en los que participan 1.610 autores o coautores. Los inscritos el día 4 de Junio superaban ya las 1.330 personas. 

En los tres días de duración se realizan 24 eventos relacionados con la sociología (incluyendo simposios, sesiones especiales, talleres y actividades paralelas), se presentan 16 cortos y documentales, además de actuaciones de teatro político y actuaciones musicales. Posiblemente sea el mayor congreso de nuestra historia como disciplina.

El proceso

El grueso de los trabajos presentados se realiza a propuesta de los congresistas en torno a los 36 grupos temáticos. Todos estos trabajos deben ser evaluados en dos fases: en una primera fase se envía una propuesta en forma de resumen o abstract, que es evaluada por los responsables de cada grupo. En una segunda fase, los autores con resúmenes aceptados deben enviar un texto completo, que es de nuevo evaluado y clasificado en una sesión.  Para la elaboración de las normas y la resolución de posibles divergencias se cuenta con el apoyo del Comité Científico.

Inicialmente se recibieron más de 1.700 propuestas, de las que se aceptaron algo menos de 1500. Finalmente, tras el segundo proceso de evaluación de textos completos, en el programa definitivo se han incluido 1200.  La tarea más compleja del Congreso es posiblemente el sistema para recibir, evaluar y clasificar los trabajos, sobre todo por la gran cantidad y diversidad. 

Otra faceta importante es la configuración del programa científico. El diseño inicial de temas  lo realiza la Ejecutiva de la Federación Española de Sociología. Posteriormente van añadiéndose propuestas provenientes del Comité Organizador, del Comité Científico y de los propios grupos de trabajo de la FES (comités de investigación), que van discutiéndose y ajustándose hasta cerrar un programa definitivo. Es un proceso dinámico en el que hay que escuchar y tener en cuenta numerosas posibilidades. La clave en este proceso es realizar un programa coherente que refleje bien los aspectos relevantes para la sociedad española y a la vez las inquietudes de los colectivos de sociólogos vinculados a la FES.

Finalmente, en las llamadas actividades paralelas tiene un especial papel el Comité Organizador. También se encarga de acomodar adecuadamente las iniciativas propuestas por distintos colectivos de sociólogos que desean utilizar el Congreso para presentar resultados u organizar reuniones abiertas al público. La tarea del Comité Organizador, por tanto, es clave para el adecuado encaje de todas las actividades que alberga el Congreso.