FES | Federación Española de Sociología

XII Congreso de la FES

El yo tardo-moderno o la búsqueda inútil de la redención de la vida. De la autenticidad a la autorrealización como referente descentrado entre lo sagrado y lo profano

GT 16 Sociología de la Religión

Autor/a
Teresa T. Rodríguez Molina (Universidad de Granada)

Programa:

Sesión de comunicaciones orales Franja 4 : Pensando la religión: teorías y conceptualizaciones
Responsable(s): Teodor Mellen Vinagre (ESADE)
Tipo de sesión: Sesión de comunicaciones orales
Día: viernes, 1 de julio de 2016
Hora: 16:00 a 18:00
Lugar: 005

En el mapa lingüístico de las sociedades occidentales actuales, la idea de la autorrealización aparece como uno de los requisitos capacitadores para decir qué es lo que nos mueve y alrededor de qué construimos nuestras vidas.
Como no puede haber mapa sin territorio, para no caer en la parábola borgiana de confundir uno con otro, lo que aquí se propone es una indagación reflexiva y socio-histórico fundamentada, por un lado, en una cuestión que emana de su cartografía: ¿Qué imagen o imágenes de la naturaleza, actitudes, ideas y tradiciones dan sentido a la autorrealización como respuesta vital de nuestro tiempo? Por otro, como cualidad remitida desde el territorio, como situación existencial de nuestro tiempo, la autorrealización refiere un horizonte inseparable del deslizamiento hacia el subjetivismo, desde donde la denominada actualmente como “cultura del narcisismo” señala el término como generalización de una visión que la convierte en el valor principal de la vida.
Pensando el trabajo como una exploración de sus posibilidades, desde el territorio, la autorrealización confirmaría un fundamento: la contingencia o el horizonte de realidad que nos trasciende –ya Pascal dio voz a ello con su imagen del junco pensativo–. Sobre el mapa, donde se confina la elaboración de sus implicaciones, la autorrealización prodiga una larga narrativa cósmica, histórica, filosófica, literaria y social de señales donde se registra algo valorado como sustrato cultural: desolados, pero sin amilanamiento, los seres humanos de todos los tiempos existimos en un espacio de interrogantes.
Desde ambas situaciones, la autorrealización proyecta y alberga la dirección directriz sagrado/profano: horizontes de sentido reductores de la contingencia, urdimbres contra la incertidumbre que nos contienen y fijan nuestro presente y nuestra historia. Como atributo final tardomoderno, sin embargo, una cuestión grabaría ambas circunstancias y sus extensiones. Palabras como autoexpresión, autoafirmación o autosatisfacción, referidas al mapa, contienen una disposición más compleja en el territorio: el hombre y la idea de libertad proveen de un anhelo de redención de la vida que se prolonga hasta la actualidad.
Dicha redención arrastra al Individualismo y a su ideal de autenticidad, fijando un horizonte de interioridad que constituiría el elemento clave de la elección. Desposeídos, sin embargo, del viejo orden teísta, desvinculados, por tanto, de un yo unitario, el mundo que nos rodea lo seguiríamos imaginando desolador, salvo por ese mundo interior que, paradójicamente, fue arrojado por la Ilustración y el Romanticismo a nueva compostura territorial fronteriza que ya no provee de la redención de la vida. De ahí que la autorrealización quede hoy des-dibujada en el mapa como elemento relativo a la mercadería y la terapia.

Palabras clave: Historia de las ideas, Sagrado/Profano, Autorrealización