FES | Federación Española de Sociología

EL TRATAMIENTO DE LA INTERSEXUALIDAD, TRANSEXUALIDAD Y HOMOSEXUALIDAD COMO ENFERMEDAD: HIPOTHESIS ACERCA DE LA IMPOSICIÓN DE UN CONCEPTO HETERONORMATIVIZADO DE SALUD

GT 12 Sociología del Género

Autor/a
Roberto Solone Boccardi (Complutense)

Los estudios feministas de género han ampliamente denunciado la existencia de cierto sesgo androcéntrico en todos los ámbitos de la practica medica, que se realiza mediante la invisibilización y la estereotipización de lo femenino frente a la asunción del cuerpo masculino como medida, modelo y objeto de todo estudio, investigación y terapia.

Símilmente, desde una perspectiva queer de los estudios de género, existe también otro sesgo, que se produciría en el mismo marco ideológico del anterior: el sesgo heterosexista.

Tan solo hace unos años la homosexualidad ha sido eliminada de la lista de enfermedades mentales (1973 APA – 1990 OMS), marcando el comienzo del fin de la discriminación heterosexista. La heteronormativización, pero, sigue realizándose en la construcción de cuerpos funcionales a la heterosexualidad, binariamente designados como masculinos o femeninos.

Intersexuales y transexuales retan esta construcción binaria de la sociedad y de los individuos, reclamando la despatologización de la diversidad y una nueva concepción de salud.

A diferencia de la intersexualidad y de la transexualidad, la homosexualidad se ha borrado hace tiempo de los manuales de enfermedades. ¿Pero se ha aceptado como ejemplo de salud?

Como persona no-heterosexual, me veo constantemente incluido en grupos de riesgo que poco tienen que ver con mi orientación y más con la marginalición hacia la cual la sociedad y la cultura mainstream me empuja.

Si las personas homosexuales, cuya sanidad mental ha sido reconocida hace décadas, todavía sufren discriminación medica en países que hasta han llegado a reconocerles iguales derechos civiles que el resto de la población ¿que servicios sanitarios recibirán estas personas en los países donde todavía se les castiga con la cárcel y la muerte?

Si la medicina occidental todavía clasifica como pacientes a personas intersexuales y transexuales sanas, ¿se está realmente promocionando salud?  ¿O se está imponiendo un concepto heteronormativizado de salud, funcional al orden socio-económico llamado heteropatriarcado?

Hasta cuando cuerpos sanos sean declarados enfermos y malformados porque no se corresponden a las expectativas sexuales y de género de una sociedad, no podremos afirmar que el heterosexismo haya salido de los ambulatorios médicos.

Palabras clave: Intersexualidad, Transexualidad, Homosexualidad, Sanidad, Salud