FES | Federación Española de Sociología

XII Congreso de la FES

El papel de las tecnologías vestibles en la producción, propagación y fruición de un conocimiento despacializado

GT 23 Sociología del Conocimiento y de la Ciencia y Tecnología

Autor/a
Marco Centorrino (Università di Messina)
Coautor/es
Sebastiano Nucera (Universidad de Messina)

Programa:

Sesión de comunicaciones orales Franja 4 : COLABORACIÓN Y PRODUCCIÓN COLECTIVA DEL CONOCIMIENTO
Tipo de sesión: Sesión de comunicaciones orales
Día: viernes, 1 de julio de 2016
Hora: 16:00 a 18:00
Lugar: Seminario 206

La historia del hombre es una historia de interacciones y relaciones entre prácticas, tecnologías y ambiente.

La herencia teórica de Dewey y una cada vez más rica literatura apoyan el propósito de analizar estas relaciones empezando por un análisis del cuerpo que lo interprete como una verdadera tecnología natural. Brian Arthur (2009) reconoce a cualquiera tecnología una intrínseca naturaleza combinatoria pero está en la extensión de la corporeidad a través de artefactos que semejante combinación se convierte en una “gramática” de la interacción continuamente re-funcionalizada. Resulta sorprendente que semejante relación haya sido analizada solo parcialmente y muchas veces dicotomizada. No se trata solamente de una nueva definición metodológica-conceptual que supere áridos dualismos como estático/dinámico o individuo/sociedad sino de adoptar una perspectiva que vaya hacia un análisis de la corporeidad dentro de ámbitos actuativos caracterizados por una contracción espacial y una dilatación de lo "real". Entre las nuevas ecologías de la comunicación, el cuerpo se convierte en “lugar” y “flujo” (Castells, 2010) donde se experimentan estas formas de hibridación que determinan la reducción de la fractura ontológica que separa la tecnología de su utilizador (Clark, 2008). Los indicadores en los mercados tecnológicos son señales que validan esta tendencia.

La idea que queremos proponer según las teorías de Marshall McLuhan, es que la canalización de las “sensibilidades humanas” (Montani, 2011) y de las relaciones individuales cosifica habilidades sociales que van más allá de un simple complacimiento de la experiencia. Las tecnologías vestibles vuelven a proponer un nuevo proceso especialmente dilatado de domesticación/condivisión del conocimiento (de Kerkhove, 1999). Estas nuevas maneras de producir y fruir conocimientos son el resultado de un proceso que lleva a los individuos a vestirse del espacio o sea a concretar una fluidez total entre cuerpo y dominios del conocimiento. Semejante aspecto, como sugiere Stradling (2009), se revela determinante en las actividades de “e-coaching” y “e-mentoring”.

En conclusión las tecnologías vestibles representan una ulterior manifestación de nuestras flexibilidades fenotípicas haciéndose estructura fundante de otra manera de percibir, fruir y compartir diferentes realidades cuyos significados socio-culturales asumen significados nuevos en el mundo de la práctica (Lave y Wenger, 1991) y en las formas de empleo tecnológico. Estos significados han logrado niveles operativos extremadamente amplificados por la posibilidad de estructurar espacios y tiempos personales, por eso también ya no pueden ser analizados como la simple utilización de un instrumento sino como procesos de incorporación espacial multilocalizados.

Palabras clave: Tecnologías vestibles, Ecología de la comunicación, Contextos de formación, Gramáticas tecnológicas, Flexibilidad fenotípica