FES | Federación Española de Sociología

XII Congreso de la FES

El déficit masculino en la brecha de género de cuidados: una problemática multidimensional

GT 12 Sociología del Género

Autor/a
Capitolina Díaz Martínez (Universitat de València)
Coautor/es
Marcela Isabel Jabbaz Churba (Universidad de Valencia)

Programa:

Sesión de comunicaciones orales Franja 2 : Cuidados, Tecnologías y Género
Responsable(s): Capitolina Díaz Martínez (Universitat de València)
Tipo de sesión: Sesión de comunicaciones orales
Día: jueves, 30 de junio de 2016
Hora: 16:00 a 18:00
Lugar: S03

En la investigación que aquí presentamos proponemos el concepto “brecha de género de cuidados y de trabajo doméstico” o de forma resumida, “brecha de cuidados” para referirnos a la desigual dedicación de mujeres y hombres al cuidado de la casa y de las personas del hogar (criaturas, mayores, otras personas dependientes, etc.) en el marco de relaciones familiares. Es una brecha invertida ya que son los hombres los que presentan el déficit al no realizar tantos cuidados como las mujeres con las que comparten la vida en el hogar. De hecho, los hombres entrevistados al hablar sobre el reparto de tareas consideran los cuidados como una “pérdida de tiempo”.

Hemos identificado tres dimensiones del trabajo de cuidados y en las tres hay déficit masculino o brecha de género. Una de las dimensiones es externa, visible y contable y la denominamos cuidado ejecutado. Otra, intangible y no contable, que a falta de un nombre mejor, denominamos cuidado emocional, de planificación y de gestión. Es el cuidado con el que se gestiona el funcionamiento de un hogar y del entorno social del mismo.  La tercera dimensión, menos visible todavía, es aquella a la que podríamos denominar presencia obligada. Incluye las disposiciones subjetivas por las cuales se “está alerta” ante las potenciales necesidades de las personas integrantes del hogar.

La Encuesta de Empleo del Tiempo ha significado un avance en la visibilización del trabajo de cuidado ejecutado, pero que no ha contado con una conceptualización que le permitiera medir las otras dos dimensiones mencionadas.

Con el objetivo de avanzar en esa conceptualización y medición realizamos, en el marco de un proyecto europeo, un estudio a través de entrevistas grupales e individuales, en tres países: Islandia, Noruega y España.

La brecha de cuidados crea, condiciona y/o sostiene a otras brechas de género como la de tiempo propio disponible. Ambas sostienen la persistencia de la brecha salarial.

Palabras clave: brecha de cuidados, déficit masculino de cuidados, presencia obligada, cuidado ejecutado