FES | Federación Española de Sociología

XII Congreso de la FES

Crítica de la propiedad y sus desafortunadas consecuencias para el trabajo y la empresa en Federico Rodríguez

GT 7 Sociología del Trabajo

Autor/a
Jesús Adolfo Guillamón Ayala (Universidad de Murcia)

Programa:

Sesión de comunicaciones orales Franja 1B : EMPRESA, rse, rr.hh.
Tipo de sesión: Sesión de comunicaciones orales
Día: jueves, 30 de junio de 2016
Hora: 14:00 a 16:00
Lugar: S05

En este trabajo se aborda el estudio y puesta a disposición de la comunidad científica de la obra de Federico Rodríguez, último catedrático complutense de Política social, acerca de la relación entre las tres instituciones que él considera fundamentales para el desarrollo económico y social: el trabajo, la propiedad y la empresa. Todo ello, con una revisión bibliográfica de la obra del autor, profusa y casi exhaustiva.

Federico Rodríguez desarrolla su obra cuando las circunstancias características del desarrollismo industrial se dan en España con la fuerza con que antes se habían dado en otros países. Tres son las influencias más destacables en su obra: la Socialpolitik germánica; la Doctrina social católica; y el marxismo. De la primera tomará la idea de la necesidad de hacer una corrección ética de la economía liberal, que ha producido diversos trastornos en el orden social. De la segunda, la centralidad del ser humano al que todo desarrollo económico y social debe responder. Es decir, una visión humanista, que fija el centro y criterio rector del análisis y solución de la cuestión social en el hombre. Y del tercero, el análisis del trabajo y la empresa, que han de ser reformadas a la luz de una profunda reflexión sobre la institución de la propiedad, que no refleja la realidad vivida en el trabajo, ni responde adecuadamente al conflicto entre clases.

Federico Rodríguez ofrece una visión ecléctica de la solución de los problemas sociales. Ni socialismo, ni liberalismo a ultranza. Todo intento de solución de la cuestión social moderna pasa por la reforma de las citadas instituciones: la propiedad, el trabajo –especialmente, respecto a la relación de salariado–, y la empresa. Sin embargo, al estudiar su obra, se puede observar que todo deriva de la concepción jurídica romana de la propiedad, que no refleja la nueva realidad de la relación de los trabajadores con los medios de producción. El agente impulsor principal de estas reformas ha de ser el Estado, pero prevaleciendo siempre el principio de subsidiariedad, ya que en este asunto no es útil ningún tipo de totalitarismo, estatal o empresarial, sino cierto equilibrio de fuerzas.

Palabras clave: propiedad, trabajo, empresa, Federico Rodríguez