FES | Federación Española de Sociología

XII Congreso de la FES

Complementariedad del sector agropecuario en la Unión Europea

GT 28 Sociología de la Alimentación

Autor/a
Sandra Baldeon (UAB)
Coautor/es
Christian Franco Crespo (Universidad Politécnica de Madrid)

Programa:

Sesión de comunicaciones orales Franja 4 : PRODUCCIÓN AGRO-ALIMENTARIA
Responsable(s): Carmen Lozano Cabedo (Universidad Nacional de Educación a Distancia)
Tipo de sesión: Sesión de comunicaciones orales
Día: viernes, 1 de julio de 2016
Hora: 16:00 a 18:00
Lugar: S02

Las personas tienen una serie de necesidades que requieren satisfacer para llevar una vida plena, entendiendo ésta última como un estado en el cual los individuos pueden desarrollar y ejercer adecuadamente sus capacidades (Malinowski, 1939; 1970). En este sentido, los alimentos juegan un rol importante porque actúan como satisfactor de una necesidad básica, la alimentación (Maslow, 1943). Ello implica que el inadecuado abastecimiento de alimentos no sólo pone en peligro la integridad del individuo, sino también la continuidad de la sociedad en todo su contexto.

Por este motivo, las sociedades, constituidas por personas, se articulan como un todo integrado de instituciones relacionadas que trabajan para satisfacer sus necesidades (Malinowski, 1939; 1970). Un ejemplo de esta articulación, es la Unión Europea (UE) que nace de la voluntad de los países europeos con la finalidad de alcanzar objetivos comunes. En consecuencia, la UE es la entidad encargada de coordinar las políticas dirigidas a lograr dichos objetivos (Comunidad Europea, 2004).

Uno de los principales objetivos de la UE fue el de conseguir la autosuficiencia alimentaria entre los países miembros; es decir, que las necesidades alimenticias se satisfagan mediante la producción local (FAO, 2002). Para ello se estableció una Política Agraria Común (PAC), que al parecer, ha funcionado para la consecución de este objetivo (Guinea, 2013). Este enfoque hacia la autosuficiencia alimentaria implicó una complementariedad agropecuaria entre los países miembros. Entendiéndose, este como la aportación que realiza cada país miembro de la UE en la producción de un determinado producto agrícola para lograr la autosuficiencia alimentaria. Este hecho derivó, en primer lugar, en un cambio en el flujo de alimentos entre la UE y el resto del mundo, y, en segundo lugar, en una especialización en la producción agropecuaria de los países miembros.

Obviamente, las situaciones mencionadas anteriormente han sido y serán marcadas por la dieta alimentaria, la cual va acorde con lo que establece la denominada Ley de Bennet (Bennet, 1941). Esta ley señala que cuando los ingresos económicos aumentan en la población hay una disminución en el consumo de productos ricos en carbohidratos y un aumento de otros productos más ricos en proteínas, por ejemplo la carne.

Este panorama ha generado una serie de desafíos para la UE que ha repercutido, directa o indirectamente, en la economía agraria y en la producción agropecuaria de los países miembros. Especialmente de los países europeos que en las últimas décadas, se han adherido a la UE.

Palabras clave: Unión Europea, complementariedad agropecuaria, autosuficiencia alimentaria